martes, febrero 18, 2014

Crónica del XXXV ENCUENTRO GASTRONOMICO – Pajares de los Oteros (Los Oteros del Rey)

LA ASOCIACIÓN GASTRONÓMICA REGIÓN LEONESA PARA EL BUEN YANTAR ha celebrado su XXXV Encuentro en la localidad leonesa de Pajares de los Oteros.

Nuestro Encuentro Gastronómico del pasado 16 de febrero de 2014, comenzó en Pajares de los Oteros (Los Oteros del Rey – León) con una visita guiada a una bodega típica de la zona, en la localidad donde pudimos conocer esta construcción de más de 500 años de antigüedad que servía a los habitantes y clero de la ciudad de León, lo cual nos dio una idea de la calidad de estos vinos.

   
Tal y como pudimos observar, la bodega mantiene todo su tipismo en el diseño  con “ventanos” hacia el exterior que le da una particularidad muy característica.. La viga de madera de negrillo (Ulmus minore) conserva estupendamente dada la excepcional calidad de la madera de este árbol prácticamente extinguido a causa de las plagas.


Existen 109 bodegas en la localidad, pero más de 200 propietarios, ya que algunas han sido divididas en dos, debido a las particiones de las herencias..
  Pudimos comentar lo particular de estas típicas bodegas de la zona sureste de la provincia de león y del norte de la de Zamora. Nuestros paisanos de Zamora, nos explicaron que en su tierra a este tipo de bodegas se les llama “cuevas” Como en algunos lugares de la provincia de León, y que se construyen de la misma manera.
  Las cubas, también de madera de negrillo se apoyan en los “poínos” y llegan a contener cada una hasta más de 2000 cántaros. Un cántaro equivale a 16 litros de vino. Las cubas reciben diferentes nombres según su capacidad. En este caso se llaman “La Guapa”  , La “Melliza” y “la Fea”
  Daniel, dueño de la bodega nos comentó el origen de la variedad “prieto picudo”,   la fabricación de este vino de forma artesanal, su color rubí  y su “aguja” gracias a la cual se mantiene en inmejorables condiciones de conservación. Como anécdota contó que los asturianos habían copiado el método para la sidra, ya que el vino leonés había “resistido” el paso del puerto.
  La vida social y esparcimiento de los habitantes de esta tierra giraba en torno a las bodegas donde se compartían buenos momentos alrededor de una mesa con embutidos de la tierra.  Se tomaba un vaso de vino en una bodega y se llevaban las “tapas” de bodega en bodega.
  Una vez terminada la explicación, pudimos degustar unos aperitivos, de embutido leonés acompañados de un buen vino Prieto Picudo, que amablemente nos había preparado Daniel, y que sin duda ayudaron a abrir el apetito, dada la hora del medio día.
  A continuación pudimos visitar las construcciones típicas de la zona: Palomares de diferentes formas y tamaños, la Iglesia y las ruinas de la localidad.
  A las 14:00 horas comenzamos la comida en el Hostal Rural Los Oteros con un menú delicioso a base de productos típicamente leoneses.  El trato y la atención del personal llamaron nos llamó la atención, lo que hizo de la comida un momento más grato si cabe. La presentación de los platos y su preparación hicieron las delicias de todos.

  Presidieron la comida el estandarte de la Gastronómica y la bandera leonesa.  Después de una sobremesa muy agradable y distendida los “zampantes” nos dirigimos a la localidad de Mansilla de las Mulas para visitar el Museo Etnográfico. 
  Allí nos explicaron el origen de este Museo, edificado sobre las ruinas de un antiguo convento perteneciente a la orden de los Agustinos. Allí se reúnen piezas pertenecientes a todas las zonas de León que antes estaban repartidas por varios museos locales y en el Instituto Leonés de Cultura.
     El museo posee una buena colección de herramientas, útiles de labranza y elementos propios de la vida en la provincia leonesa que dan fe de algunos oficios y formas de vida de otras épocas. La casa y sus diferentes compartimentos, los tejados de “teito”, la indumentaria de las diferentes regiones de León están magníficamente representadas en el Museo que necesita varias visitas para poder darse una idea de la riqueza de las tradiciones y costumbres de la provincia. 
   Los integrantes de la Asociación hicieron sus propias aportaciones en el terreno lingüístico. Al provenir de las tres provincias de la Región Leonesa los nombres de las herramientas son diferentes lo cual resultó muy enriquecedor.
  Como nota curiosa podemos destacar que entre los objetos religiosos pudieron contemplar un “exvoto” perteneciente a un antepasado de Alicia Valmaseda y una “caseta de pastor” traída de Laguna Dalga que perteneció a los abuelos de Tino Carbajo.
  La asociación quiere agradecer a la guía del Museo  Adelina Martínez su colaboración y su buen hacer al explicar todas las piezas y compartimientos del mismo.

  Los “zampantes” nos despedimos al atardecer, casi “entre dos luces” después de haber disfrutado de una jornada muy gratificante con los “collacios” amantes de las tradiciones leonesas.
---------------------------------------------------
El Encuentro en los medios de comunicación y web:

1 comentario:

  1. Anónimo10:52 p. m.

    Lo pasamos fenomenal. Hay que volver a la raíz, a nuestra tierra leonesa. A degustar sus manjares y buenos productos. A "falare" con los collacios acompañados de una buena mesa y una buena conversación. A compartir las distintas formas de llamar a una misma cosa ya que en el País Leonés tenemos vocabulario "ambute". Qué se repita!!!!!!.
    Charo Martínez Domínguez

    ResponderEliminar